Gobiernos de todo el mundo usaron Pegasus para espiar a periodistas y activistas

Gobiernos de todo el mundo usaron Pegasus para espiar a periodistas y activistas

A pesar de estar en pleno siglo XXI, en varios lugares del mundo la democracia y la libertad de expresión se ven cada vez más coartadas por gobiernos autoritarios y abusadores.

Recientemente, se ha descubierto que los gobiernos de varios países utilizaban el software Pegasus para vigilar masivamente a periodistas, activistas y defensores de derechos humanos.

Una investigación conjunta de 17 organizaciones lideradas por Forbidden Stories reveló que varios gobiernos del mundo estaban utilizando el software espía desarrollado por Israel para vigilar a sus ciudadanos.

La investigación fue realizada por más de 80 periodistas de todo el mundo, incluidos los de The Guardian, The Washington Post, Haaretz, Suddeutsche Zeitung, así como la organización de derechos humanos Amnistía Internacional y el Proyecto de Informes sobre la Delincuencia Organizada y la Corrupción (OCCRP por sus siglas en inglés).

¿Qué es Pegasus?

Pegasus es un malware de espionaje malicioso que se incrusta en dispositivos iOS y Android, y permite al atacante acceder a mensajes de chat, correos electrónicos, fotos, el GPS del usuario, así como activar el micrófono y la cámara del dispositivo de forma remota sin que el propietario del dispositivo lo sepa.

El software fue desarrollado originalmente por una empresa israelí, el NSO Group. La empresa se especializa en el desarrollo de software avanzado para agencias de inteligencia gubernamentales.

Se dice que la intención original del software Pegasus era vigilar a criminales peligrosos y organizaciones terroristas, por lo que es vendido únicamente a organismos gubernamentales de inteligencia. Sin embargo, el escándalo surge a raíz del mal uso que los gobiernos le están dando.
Pegasus, del NSO Group, llevó a cabo la vigilancia

Más de 50,000 personas estaban siendo vigiladas

Forbidden Stories y Amnistía Internacional han obtenido acceso a la lista de números telefónicos que los clientes de NSO Group podrían haber atacado desde el 2016.

La lista no contiene los nombres de las víctimas, pero los periodistas han identificado a más de mil personas de 50 países que podrían haber sido objetivos de vigilancia. Esta cifra Incluye a 65 ejecutivos de empresas, 85 defensores de los derechos humanos, más de 600 políticos y funcionarios gubernamentales, ministros, diplomáticos, militares, varios presidentes, líderes de países y primeros ministros.

De acuerdo a las investigaciones, la lista también incluye a cerca de 200 periodistas altamente influyentes en el mundo, dentro de los cuales destaca el periodista mexicano Cecilio Pineda Birto. Su nombre fue agregado al sistema de vigilancia unas semanas antes de su asesinato en 2017.

La lista no específica el número de dispositivos fueron infectados por Pegasus y si los gobiernos realmente llevaron a cabo una vigilancia activa de sus usuarios.

Sin embargo, una inspección detallada de 67 teléfonos ha demostrado que en 23 casos fueron infectados con éxito por Pegasus, y en 16 casos más, los gobiernos intentaron llevar a cabo la ejecución del malware. Otros 30 resultados no fueron concluyentes por varias razones.
Pegasus se utiliza para la vigilancia de más de 50 000 personas

Es un ataque a la libertad

La lista revela que ninguno de los dispositivos con rastros de Pegasus pertenecía a criminales. A pesar de esto, el NSO Group ha declarado enfáticamente que su software tiene como único objetivo la defensa en contra de actividades delictivas y terroristas.

La investigación también reveló que el software espía se utilizó para llevar a cabo ataques a los teléfonos de dos mujeres, cercanas al periodista saudí Jamal Khashoggi, quien fue asesinado en octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudita en Estambul.

En uno de los casos especificados en la lista, se sabe que hubo un intento de piratear el dispositivo de una de las mujeres 6 meses antes del asesinato, en el segundo caso, el ataque ocurrió solo unos días después.

El gobierno de Estados Unidos ha declarado que la orden de asesinar a Khashoggi fue dada por el Príncipe Heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman. Sin embargo, Riad ha negado todas las acusaciones.

Diez países identificados como clientes del NSO Group

Los 10 países que se identificaron como los principales clientes de Pegasus desarrollado por el NSO Group fueron: Arabia Saudita, Azerbaiyán, Bahrein, Emiratos Árabes Unido, Hungría, India, Kazajstán, Marruecos, México y Ruanda.

Los organismos gubernamentales de México realizaron más de 15 mil solicitudes de vigilancia. En el país latinoamericano, se ha confirmado que las víctimas del espionaje de Pegasus incluyen al presidente, Andrés Manuel López Obrador, y a su círculo más cercano de ministros e incluso miembros de su familia.

México es seguido de cerca por Marruecos y los Emiratos Árabes Unidos, países que según las investigaciones han realizado un poco más de 10.000 solicitudes de vigilancia cada uno.

NSO niega el uso ilegal de su software

En respuesta a todas estas acusaciones, el NSO Group declaró que:

Como NSO Group, negamos firmemente las afirmaciones falsas hechas en los últimos informes publicados por ciertos medios. Muchas de las acusaciones son teorías no corroboradas que plantean serias dudas sobre la confiabilidad de sus fuentes, así como sobre la base de su historia.

El NSO Group sostiene que las afirmaciones de los investigadores son infundadas y se basan en filtraciones de datos que no tienen conexión con los clientes de Pegasus. Cabe destacar que la empresa se ha negado en repetidas ocasiones a revelar a sus clientes.

La empresa también ha declarado que continuarán con su propia investigación y tomarán medidas si el software ha sido utilizado para violar los derechos humanos.

Los gobiernos acusados niegan usar el programa Pegasus

Hasta este momento, Hungría, India, Marruecos y Ruanda han negado cualquier afirmación de que hayan estado usando el software Pegasus para vigilar a civiles, incluidos periodistas y activistas.

La oficina del primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, ha declarado que no saben nada sobre ningún tipo de vigilancia y recopilación de inteligencia reclamada por los informes.

Algunos de los gobiernos acusados han intentado redirigir las acusaciones en contra de los países con grandes agencias de inteligencia.

¿Ha hecho las mismas preguntas a los gobiernos de los Estados Unidos de América, Reino Unido, Alemania o Francia? En el caso que lo hayan hecho, ¿cuánto tiempo les tomó responder y cómo respondieron?

Las autoridades marroquíes, por su parte, han negado cualquier implicación con NSO Group y Pegasus, al igual que el gobierno indio.

Los representantes de Israel han declarado que solo permiten la exportación de sus productos de tecnología de la información para luchar contra el terrorismo, investigar y prevenir delitos. El gobierno israelí no tiene acceso a ninguna información recopilada por NSO Group.

Los gobiernos de Azerbaiyán, Arabia Saudita, Bahréin, los Emiratos Árabes Unidos, Kazajstán y México aún no han hecho ningún tipo de declaración.

Activistas y políticos piden reforzar el control sobre los sistemas de vigilancia

Edward Snowden, el ex empleado de la Agencia de Seguridad Nacional, ya ha clasificado la investigación sobre el NSO Group como la “historia del año“. También exigió prohibir todo tipo de sistemas de vigilancia, así como responsabilizar a los desarrolladores de Pegasus por las muertes y el encarcelamiento de los objetivos de su programa.

David Kay, el Investigador Especial de la ONU entre 2014 y 2020, ha propuesto una moratoria mundial sobre la venta y entrega de software espía.

El jefe de Whatsapp, Will Cathcart, declaró que el software desarrollado por el NSO Group se está utilizando para violar los derechos humanos en todo el mundo y pidió que se identifiquen a sus usuarios y que estos rindan cuentas por sus actos.

Deje una respuesta

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments